Ramon Irigoyen en FacebookRamon Irigoyen en Twitter
Ramón Irigoyen es autor de 16 libros de obra original. Ha publicado también 15 libros de traducciones del griego antiguo y moderno.
"Descomunal poeta" (Juan García Hortelano)
"Ya era hora, coño, de encontrar una gran prosa castellana, nueva, vieja y eterna" (Francisco Umbral, Premio Cervantes)

‘Excusas para no pensar’… y Rubén Darío

Artículo de Ramón Irigoyen publicado en “Diario de Navarra”. Lunes, 4 de junio de 2018

Mis últimas lecturas del día suelen ser  el maravilloso libro Excusas para no pensar. Cómo nos enfrentamos a las incertidumbres de nuestra vida de Eduardo Punset (Booket) y Poesía de Rubén Darío publicada por Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores. Eduardo Punset (Barcelona, 1936) es el genio de divulgación científica con más lectores en España. Es licenciado en Derecho e hizo un máster en Ciencias Económicas en la Universidad de Londres. Se estrenó como periodista en la BBC. Durante la Transición, que solo vilipendian los descerebrados – y lo digo, por recomendación de Punset, sin el menor desprecio a los descerebrados  -,  fue ministro para las Comunidades Europeas con Adolfo Suárez y consejero de Finanzas de la Generalitat con Josep Tarradellas. Ha  ejercido diversos cargos en la empresa pública y privada. Autor de numerosos libros, con más de UN millón y medio de lectores, dirigió y presentó en TVE el programa Redes, por el que, durante casi veinte  años, pasaron literalmente cientos de científicos del más alto nivel que a muchos miles de teleespectadores los ilustraron en un país que tanto tiene que mejorar en apoyar a fondo la ciencia.

Excusas para no pensar, que es un libro de prosa clara y de fácil lectura para el gran público, está dividido en diez itinerarios: el origen de todo; el largo camino del aprendizaje humano; claves para entender nuestras emociones; podemos cambiar el cerebro y por lo tanto el mundo; lo que nos pasa por dentro; los secretos de la vida en la Tierra; el poder de los cambios; las causas del desamparo actual; solos ante el Estado; fórmulas para ser más felices en un mundo mejor. El Prólogo se abre con esta sentencia que no deja de ser humorística: “Ninguna de tus neuronas sabe quién eres… ni le importa”. El título del Epílogo también es sorprendente: “Del proto-cerebro al GPS: no es un gran cambio”.

Tras la iluminación laica  por un capítulo o a lo sumo por dos  – cuyo tamaño oscila entre una, dos o, excepcionalmente, tres páginas – de Excusas para no pensar, ya estoy listo para entregarme a la psicodelia de Poesía de Rubén Darío.  Obras Completas I – Poesía – agrupa en 1362 páginas las poesías completas de Rubén Darío. La edición es de Julio Ortega con la colaboración de Nicanor Vélez.  Los textos de Julio Ortega y el prólogo de José Emilio Pacheco son soberbios. En la sobrecubierta de Poesía leemos estas palabras de Borges sobre Rubén Darío que sitúan al poeta nicaragüense en lo más alto de la historia de nuestra poesía, que tuvo su primer genio en Garcilaso, que aclimató por nuestros pagos el endecasílabo italiano: “Cuando un poeta como Darío ha pasado por una literatura, todo en ella cambia (…) Una transformación, misteriosa y sutil, ha tenido lugar sin que lo sepamos. El lenguaje es otro  (…)   Variar la entonación de un idioma, afinar su música, es quizá la obra capital del poeta.”

Al gran escritor valenciano Ricardo Bellveser, en su primerísima  juventud,  un sabio le dio el magnífico consejo de que, para iniciarse en la poesía, leyera  las obras completas de Rubén Darío. Aquel sabio eligió muy bien el autor – Rubén Darío – pero debió recomendarle una cantidad asequible de poemas, por ejemplo, una buena antología. Vayan aquí tres joyas absolutas para iniciarse en la poesía de Darío: Antología (Austral, 282 páginas) de Rubén Darío en edición de Carmen Ruiz Barrionuevo. Azul… Cantos de vida y esperanza (Austral, 326 páginas) de Rubén Darío en edición de Álvaro Salvador. Rubén Darío. Del símbolo a la realidad. Obra selecta (Real Academia Española, 450 páginas) con espléndidos artículos de siete autores.

Garcilaso, Góngora, Rubén Darío, he aquí la tríada capitolina  que revolucionó la poesía escrita en español.

 

Los Comentarios estan cerrados.