Ramon Irigoyen en FacebookRamon Irigoyen en Twitter
Ramón Irigoyen es autor de 16 libros de obra original. Ha publicado también 15 libros de traducciones del griego antiguo y moderno.
"Descomunal poeta" (Juan García Hortelano)
"Ya era hora, coño, de encontrar una gran prosa castellana, nueva, vieja y eterna" (Francisco Umbral, Premio Cervantes)

Homenaje a Elvira Daudet

Artículo de Ramón Irigoyen publicado en “Diario de Navarra”. Lunes, 15 de octubre de 2018

El próximo miércoles, 17 de octubre, el Ateneo de Madrid (C/ del Prado, 21) rinde un homenaje a la periodista, poeta y novelista Elvira Daudet fallecida en Madrid  el pasado 2 de junio. Elvira Daudet tiene una calle dedicada en Cuenca, ciudad en la que nació en octubre de 1938. El homenaje a Elvira Daudet con motivo de la inauguración de la calle que lleva su nombre se celebró en Cuencia el 17 de septiembre de 2016. El escritor Jaime Alejandre, que ofició en la inauguración de la calle, no se cortó a la hora de calificar a Elvira Daudet como la mayor poeta española actual. ¿Es Elvira Daudet la mayor poeta española actual? No seré yo quien dé respuesta a tan peliaguda pregunta porque, de entrada, ignoro cuántas docenas, centenares o incluso miles de mujeres escriben y publican versos. Pero, si a este punto de ser Elvira Daudet la mejor poeta española actual no puedo responder, sí puedo decir que he leído la Poesía completa 1959-2016 de Elvira Daudetpublicada por Evohé Desván, un libro de 400 páginas, y mi admiración por los poemas en él reunidos ha ido creciendo de poema en poema. Poesía completa se abre con un magnífico ‘Prólogo’ de Stella Petrone que comenta brillantemente la poesía de Daudet.

Siguiendo el orden cronológico de publicación, El primer mensaje (1959) es el primer libro de la poeta,  con prólogo de José García Nieto,  cuando ella apenas tenía 21 años. Dice Stella Petrone que El primer mensaje es un libro dirigido a todos y muy especialmente a la madre de Daudet que, junto con su padre, tras la guerra civil, acabaron en la cárcel. En las increpaciones a Dios, exigiéndole que tome cartas en la vida humana, se deja oír la voz de Blas de Otero, que, a finales de la última década de los cincuenta y primeras décadas de los años sesenta dominaba el panorama poético español.

Doce años después del primer libro, Elvira Daudet publica en 1971 Crónicas de una tristeza que obtuvo el premio Antonio González de Lama. El jurado estuvo compuesto nada menos que por Dámaso Alonso, Luis Rosales, Emilio Alarcos, Dionisio Gamallos Fierro y Antonio Gamoneda. El jurado declaró que concedió el premio “por el relato áspero y emocionado de una tristeza, centrada por la exaltación, la entrega y la quiebra del amor”. El título del libro – Crónicas de una tristeza – ya es una declaración del registro de lengua – la lengua coloquial de la conversación – y del tema principal – la tristeza – que impregnan  los temas de estos cinco poemas. El registro de lengua coloquial y la tristeza los hallamos a lo largo de toda su obra. Si hay un escritor opuesto por el vértice a Elvira Daudet  ahí está Mark Twain, que es una máquina de producir constantemente chistes.

Y de repente el ángel exterminador le inoculó en vena un silencio de 23 años, hasta la publicación de El don desapacible  (Ediciones Libertarias, 1994). Tras el desamor de Crónicas de una tristeza, Elvira Daudet se refugió en el periodismo. Es nombrada corresponsal del diario Pueblo en Roma. De su silencio poético  la saca la necesidad de homenajear a sus padres fallecidos. En el libro hay otros homenajes a personas muertas como el pintor Pepe Ortega o el periodista Cirilo Rodríguez a quien le dedica su poema “Pálido de granizo”. En este libro reina la muerte. Hay poemas dedicados a Pasolini, a Cernuda, Pilar Miró. Luis Cernuda marcó decisivamente la poesía de Elvira Daudet. El tono elegiaco de Cernuda cruza por muchos poemas de Elvia Daudet. También la extensión de no pocos poemas – que alcanzan los 80 o 90 versos – coinciden con los poemas extensos de Cernuda.

En el primero de sus libros – El primer mensaje – la palabra más mencionada es “estrella”. Ahora la palabra  más frecuente es “atroz”.

Entre tantos poemas excelentes destaca “El traje atroz”.

Un lustro después, aparece el libro Terrenal y marina (1999).   A este magnífico libro le seguirán los libros Laberinto carnal (2011), Cuaderno del delirio (2012) y la reunión de 33 poemas bajo el título de Inéditos.

La poesía de Elvira Daudet alcanza un máximo nivel. En el “Homenaje en memoria de Elvira Daudet”, del próximo miércoles, 17 de octubre, a las 19.30 h., en el Ateneo de Madrid, un grupo de familiares y de admiradores de su obra hablaremos de Elvira Daudet, periodista, poeta, novelista, y de otras facetas de su riquísima vida. Y también deseo dejar claro que aborrezco la palabra ‘faceta’ aunque rime en consonante con ‘poeta’.

 

 

 

Los Comentarios estan cerrados.