Ramon Irigoyen en FacebookRamon Irigoyen en Twitter
Ramón Irigoyen es autor de 16 libros de obra original. Ha publicado también 15 libros de traducciones del griego antiguo y moderno.
"Descomunal poeta" (Juan García Hortelano)
"Ya era hora, coño, de encontrar una gran prosa castellana, nueva, vieja y eterna" (Francisco Umbral, Premio Cervantes)

Valle-Inclán, Rimbaud, A. Escohotado

Artículo de Ramón Irigoyen publicado en “Diario de Navarra”. Lunes, 2 de enero de 2017

Juro por las Dos Hermanas, los bíblicos  peñascos  pegados a Irurzun, que este año voy a leer joyas inmortales de la narrativa, de la poesía y del ensayo mundial. Y lo juro invocando los “Píos deseos al empezar el año”, título de un célebre poema de Jaime Gil de Biedma.  Finalicé el año leyendo “La condesa de Cela”, el primer relato de Femeninas, que es el primer libro que publicó Valle-Inclán. Leo el relato en Obras completas, I (Narrativa), de Valle Inclán, que ha publicado la Biblioteca Castro. Desde el 1 de enero, están ya disponibles en librerías los tomos I, II y III que reúnen la narrativa completa de Valle.  A los 80 años del fallecimiento del autor, “La condesa de Cela” es un relato que se mantiene vivo y que genera sonrisas e incluso alguna carcajada. Leí en mi primera juventud  la obra casi completa de Valle-Inclán  con un placer y un deslumbramiento total. Valle-Inclán, como todos los gallegos que escriben en castellano, nació con la ventaja de crecer y educar su oído con el gallego, la lengua más musical que se habla en España, y espero que no se me sulfuren castellanos, catalanes y vascos. Para colmo de refinamiento melódico, Valle-Inclán se formó literariamente con la poesía de Rubén Darío, el poeta imbatible en musicalidad en nuestra lengua. Las excelentes introducciones – nada menos que 90 páginas – a los cinco libros de narrativa valleinclaniana que reúne este tomo I de Obras Completas  son obra del Grupo de Investigación Valle-Inclán de la Universidad de Santiago de Compostela. Ha dirigido a este Grupo de Investigación la profesora Margarita Santos Zas.  Como repiten en sus trinos los jilgueros de Pontevedra, Valle-Inclán educó su oído escuchando gallego y memorizando versos de Darío. Pero los temas de sus primeros libros de relatos –  Femeninas, Epitalamio, La Cara de Dios, Corte de amor y Jardín umbrío – los tomó en préstamo  de la narrativa francesa e italiana del siglo XIX – Gautier, Banville, Víctor Hugo, D’Annunzio, Manzoni…. –

Mi objetivo futbolístico para 2017 es volver a escribir poesía. Y, como entrenamiento previo para escribir poemas, he comenzado a leer Obra completa bilingüe, de Arthur Rimbaud, publicada por Atalanta, la espléndida editorial que dirige Jacobo Siruela. La edición – que  incluye una extraordinaria traducción al español – ha corrido a cargo de Mauro Armiño, que obtuvo en 1979 el Premio Nacional de Traducción por la Poesía de Rosalía de Castro y en 2010 por la Historia de mi vida de Giacomo Casanova, publicada en Atalanta.  Comparto plenamente con Mauro Armiño su concepción  de la traducción, que siempre debe ser de extrema fidelidad al original. Al ser esta edición de Poesía completa de Rimbaud bilingüe, comprobamos el grado extremo de fidelidad al original que alcanza Mauro Armiño en su traducción y la belleza poética de su castellano. Rimbaud fue poeta maldito en el sentido literal del término. Su escabrosa biografía, que incluyó cárcel, homesexualidad – un crimen en su época, y hoy también según el país y la clase social -, tráfico de armas en África  y un amor ultraturbulento con su maestro, el poeta Verlaine, que incluso llegó a pegarle un tiro en una mano, resulta muy estimulante para regresar al entrenamiento poético. Una excelente introducción de 100 páginas, más de 200 páginas de notas, una colección de ilustraciones y una edición exquisita del libro, como, por otra parte, es habitual en los libros que publica Atalanta, convierten Obra poética bilingüe de Arthur Rimbaud  en una joya de una calidad suprema. Rimbaud y Valle-Inclán son dos altísimos transgresores de todo tipo de convenciones literarias en sus respectivas lenguas.

En el terreno del ensayo seguiré leyendo el soberbio libro Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad III. De Lenin a nuestros días de Antonio Escohotado, que se aproxima a las 700 páginas. Escohotado es un auténtico personaje académico – es jurista, filósofo, sociólogo y profesor titular de la Universidad Nacional a Distancia -, y gran juerguista como fundador que ha sido de la celebérrima discoteca ibicenca Amnesia. Es autor de Historia general de las drogas, un clásico en su género. Los enemigos del comercio es la historia más demoledora del delirio comunista, cuyos orígenes se remontan en Palestina nada menos que a las guerras civiles del periodo llamado teocrático (147-37 a.C.). Pero, dado que están a punto de llegar los Reyes Magos, dejémoslo aquí y celebremos la fiesta en paz.

Los Comentarios estan cerrados.